¡AEGEE-Alicante se fue de catas y aquí os lo vamos a contar todo! (o casi todo xD)

Tras un tiempo organizando el evento, el día V llegó! Ayer viernes los sumilleres Jesús, Lidia, Rocio, Isa, Anna, Lorena, Pablo, Elisa, Alex, Mario, Javi y Sora nos encontrábamos en la puerta del Va de Vins preparados para aprovechar al máximo el taller de cata de vinos.

¡Quién nos iba a decir la de cantidad de tipos de vinos existen a día de hoy! ¡Ah! ¿Sabíais que el vino es la única bebida que se considera alimento?, ¿y que la mistela no es una variedad del vino, sino un licor?, ¿y que para apreciar todas las cualidades de cada tipo de vino, se ha de servir en su temperatura ideal?, y así podría seguir durante unas cuantas páginas más…

Tras una sesión teórica vino la práctica: comenzamos con la explicación de las fases en una cata de vino, empezando por la vista, en el que nos explicaron que no a todos nos llama la atención las mismas cosas, y que además, los colores y las tonalidades de los vinos es diferente para cada uno.

Lo mismo ocurre con el olfato, y así lo comprobamos cuando uno a uno fuimos oliendo distintas esencias para intentar adivinar lo que eran; muy divertido cuando ves que para una misma esencia, la de tu lado ha escrito “fresa”, tú has escrito “vainilla”, y que la de tu otro lado ha puesto que olía a “avellanas”. Aquí descubrimos que entre nosotros ¡tenemos a La Nariz de Oro! Congratulations Lorena!

Después de explicarnos el resto de fases, procedimos a nuestra tan esperada cata de vinos!

Empezamos con un vino blanco Rueda K-Naia, seguido de un cava Juve Camps, etiqueta púrpura, un rosado de Torres de Casta DO Penedés, y dos tintos, uno de Penya Cadiella DO Alicante, y el Pasión de Bobel, DO Utiel-Requena.

Además de explicarnos una a una todas sus cualidades y contrastar opiniones, también aprendimos qué tipo de vinos se tiene que servir con cada tipo de comida, como la carne, pescado, ensaladas, lentejas,…

Algo que no nos esperamos al final fue recibir nuestro título de iniciación a la cata de vinos! 🙂

Lo dicho, ¡muuuchas risas!
¡Fue tooodo un placer compartir esta experiencia con vosotros mis sumilleres!

Y para los que no pudisteis venir, tranquil@s que seguro que volveremos a hacer más catas 😉

¡Hasta la próxima!