Este día madrugamos para poder visitar los dos ciudades. El primero Brujas, la “Venecia del Norte” un pueblo entero de casas típicas del país, casas franciscanas con tejados triángulos escalonados. También un pueblo lleno de turistas vayas por donde vayas.

Intentamos subir a la torre de Belfry, se supone que desde ahí arriba se ve toda Brujas pero había una cola enorme de una hora aproximadamente y luego 366 escaleras que subir, y no teníamos tanto tiempo. Así que lo dejamos para después, que se convirtió en para la próxima vez que volvamos. Se dice de esta torre que está perdiendo su verticalidad, ahora mismo tiene una inclinación de 1,5 metros.

La siguiente parada fue las colinas de Sint-Janshuis-Mill, pero de camino fuimos bordeando el río que atraviesa todo Brujas. No se si se ve bien, pero ese césped nos invitaba a quedarnos ahí un rato tumbados y obedecimos.

Después, nos fuimos a comprarnos la comida antes de embarcar el siguiente viaje a Ghent, aunque algunos tuvimos también la oportunidad de disfrutar de un maravilloso gofre de plátano, nata y chocolate (y de la que no hay foto 🙁 )… Yumm!

El siguiente pueblo, Ghent, se encuentra entre Brujas y Bruselas. Para ir de la estación de tren al centro tuvimos que coger un tranvía, fundraising, it’s free.

Gante está llena de catedrales impresionantes, al igual que sus casas también son las típicas franciscanas con techo triangular-escalonado, lo que hace que el conjunto haga de Gante una ciudad encantadora.

Gante también tiene un canal que cruza toda la ciudad y que aprovechan para pasear a los turistas en barco.

 

Como se puede ver en la foto, una nube negra y enorme acechaba Gante y por consiguiente, nuestro paseo por el pueblo. Nos refugiamos en una de las tantas catedrales que marca el mapa Use-it como visita recomendada, ésta tenía una exposición de vestimentas y utensilios de sacerdotes pasados, también había un señor tocando el arpa en directo.

Un producto típico de Ghent es el Cuberdon, una especie de golosina de color morado, y que por supuesto nosotros probamos.

Como se hacía tarde, decidimos volver a Bruselas porque todavía teníamos una tarea pendiente, probar el gofre al estilo belga en el mejor sitio donde hacen gofres en Bruselas, y aquí esta la prueba.

Después del gofre fuimos a comprar provisiones para la noche, los de la casa del CD nos advirtieron que la cerveza Gordon Platinum, que tiene 12% de alcohol, es veneno, te tomas una y al día siguiente ya no te acuerdas de nada. Nosotros que no nos lo creíamos, quisimos comprobarlo por nosotros mismos, así que compramos 2 por cabeza y nos fuimos a casa corriendo porque jugaba el Barça-Madrid jugándose la liga. El resultado es lo de menos.

Después del partido fuimos a por la cena, unos kebabs, otros paella (belga), otros un simple yogurt,… y ahí empezó la fiesta, unos con Gordon, otros con chupitos, otros con cubatas, otros un poco de todo… ¿y el resto de la noche? No se, pregúntale a Gordon…

¿Qué hicimos el primer día?

¿Qué hicimos el segundo día?

¿Qué hicimos el último día?